Por cada desgracia, una oportunidad