El confinamiento por el COVI-19 modifica nuestras preferencias en cuanto a vivienda